Wednesday, 21 February 2024
TITULARES

Lionel Messi ahora se sienta en la mesa de los campeones del mundo junto a Pelé y Diego Maradona: el '10' guió a Argentina a la conquista de su tercer título mundial este domingo en Doha, donde derrotaron en penales (4-2, tras empate 3-3) a Francia en una final de leyenda.

A los 35 años, el astro argentino puede despedirse tranquilo de sus periplos mundialistas (participó en los últimos cinco): anotó el primero, de penal (23), y el tercero (en la prórroga, 109) en el estadio de Lusail y participó en el segundo, de Ángel Di María (36).

Aunque la corona rompe con una sequía albiceleste de 36 años sin alzar la Copa del Mundo, antes lo hicieron con Mario Kempes en 1978 y Diego Maradona en 1986, la conquista tiene de protagonista especial a un tipo que vio cómo Alemania se la arrebataba de las narices en Brasil-2014.

Con Di María y Messi como únicos sobrevivientes de la debacle en el Maracaná, el grupo que formó Lionel Scaloni supo cerrar filas en torno al que millones consideran el mejor jugador de la historia, un título resistido para muchos justamente porque no tenía en sus manos lo que alzó este domingo ante 88.966 espectadores.

Y lo hizo ante la campeona defensora de uno de sus potenciales herederos y compañero de equipo en el PSG, Kylian Mbappé, que llevó el partido a los penales al anotar un triplete (80, 81 y 118, dos de ellos de penal) y terminar como goleador del torneo, con ocho dianas.

"¡Somos campeones del mundo!", gritó 'Leo', considerado el mejor jugador del torneo, desde los micrófonos del majestuoso estadio.

Un Ángel de apellido Di María

Argentina, que empezó su aventura catarí con una sorpresiva derrota ante Arabia Saudita (2-1), presentó una carta de intenciones desde antes del inicio del juego, en el que siempre estuvo adelante.

Scaloni apostó en el once por Di María, un hombre concebido para las finales. El 'Fideo', ausente en la semifinal contra Croacia, anotó el gol de la victoria ante Brasil (1-0) en la Copa América-2021 y el segundo contra Italia (3-0) en la Copa de Campeones.

Desde temprano, Messi, Julián Álvarez y Alexis Mac Allister lo encontraron libre en la izquierda, descolocando con frecuencia a Jules Koundé.

De esa zona surgió el quinto penal que se sancionó a favor de los argentinos en el torneo árabe. Di María, de 34 años, se sumergió en el área y el extremo Ousmane Dembélé lo derrumbó.

'La Pulga' venció el duelo entre capitanes con un golpe a la mano izquierda de Hugo Lloris, quien voló al otro lado.

La caída obligó a que Didier Deschamps cambiara su libreto y adelantara líneas, que hasta el momento habían pasado desapercibidas para Emiliano Martínez.

Instalado en la banda derecha argentina, Mbappé buscó romper la férrea marca de Nahuel Molina, sin éxito. Y con tal mala suerte que desde esa zona se forjó una acción con aire a estocada.

Mac Allister recibió luego de que 'Les Bleus' perdieran la pelota en terreno argentino, la tocó para Messi, éste la abrió para Álvarez y la 'Araña' lanzó una habilitación para el hijo del 'Colorado', que la cruzó hacia Di María antes de encararse con el portero Hugo Lloris.

El 'Fideo' la envío por encima del arquero francés, emocionándose hasta el llanto por su primer tanto en Catar.

Fin del dominio europeo

Con el sueño de ganar el segundo título consecutivo aparentemente terminado, una proeza solo lograda por Italia (1934-38) y el Brasil de Pelé (1958-62), Deschamps movió el banco muy temprano (41), sacando a Olivier Giroud, goleador histórico francés, y a Dembélé para darles paso a Marcus Thuram y Randal Kolo Muani.

Los revulsivos tardaron en cambiar la cara francesa, atacada durante la semana por un virus que mermó a varios jugadores.

La defensa sudamericana sepultaba el reciente dominio europeo en los mundiales (ganaron entre 2006 y 2018) al neutralizar a Antoine Griezmann, el cerebro 'galo' que esta vez estuvo desconectado y cedió su lugar a Kingsley Coman (71).

Pero haberle dado la iniciativa a los franceses tuvo un precio alto: Mbappé tejió sociedades con Kolo Muani y Coman, hasta forzar un penal de Nicolás Otamendi sobre el atacante del Eintracht Fráncfort.

Luego, un minuto después, desenfundó una volea tras una bonita jugada asociativa con Kolo Muani para helar a la masiva hinchada argentina en Lusail.

"Ellos reaccionaron y es todo mérito de ellos. Y, sobre todo, es un disfrute increíble haber estado en la cima, como estamos, es algo único", destacó Scaloni.

Argentina, sin embargo, supo reponerse en manos de su mejor hombre, que aprovechó un rebote de Lloris a un tiro de Lautaro Martínez para detener corazones, al menos durante diez minutos, cuando Mbappé hizo de las suyas de nuevo desde el punto blanco tras una mano de Gonzalo Montiel.

"Fue como una pelea de boxeo, golpe a golpe", afirmó Lloris.

Con los dos porteros vestidos de héroes en los minutos finales, la disputa del título se fue a los penales. Allí, el de siempre, Martínez, se creció al atajar el penal de Coman y el '10' ahora es campeón del mundo.

"Era el destino sufrir", dijo el 'Dibu'.

Doha, Catar | AFP | por Rodrigo Almonacid

EDICIÓN

CLASIFICADOS

VIDEOS

Casas naturales

July 11, 2022

ENLACES

VIENTO AHORA

ACTUALIDAD

Infórmese a través de ACTUALIDAD